escocia-140514.jpg

Sabido es que Escocia es un popular destino turístico. Su actualidad en esta materia es prometedora y si bien las visitas de turistas extranjeros al reino Unido en general son altas, las que tienen como destino final a Escocia son aún mayores. Los pronósticos para los años por venir son muy optimistas. Los viajeros provenientes de los países centrales siguen siendo la mayoría, encabezados por los Estados Unidos, por encima de los alemanes y franceses.

Escocia está preparando una importante serie de eventos para este año, para atraer a los turistas tradicionales y tratar de incorporar a los provenientes de países con economías emergentes.

Alguno de los desarrollos que impulsarán aún más la industria turística escocesa lo constituyen la recuperación del frente marítimo de Dundee y la próxima inauguración del Museo de Diseño Victoria & Alberto, así como la lucha por establecer como marca de origen a Speyside respecto de la industria del whisky, al estilo de lo que la denominación de origen Champagne representa para Francia. A pesar de los buenos augurios, Escocia no puede confiarse y detener la promoción de su turismo.

Las autoridades turísticas escocesas han descubierto también que es importante ofrecer a los turistas de los distintos países atracciones pensadas especialmente para ellos.
Se espera para este año en Escocia un aumento del 40% de los ingresos con origen en el sector turístico, respecto de viajeros provenientes del extranjero. El turismo interno por su parte crecerá aún más. Los sectores de mayor consumo del turismo lo constituyen los hoteles, restaurantes y la compra de artículos regionales, ropa y otras mercaderías, a modo de souvenirs.

Al igual que lo que sucede en otros países, los ingresos que el turismo reporta a Escocia son de vital importancia para su economía.

Vía: BBC
Imagen: Girovol Viatges