cebada.jpg
Sin dudas, Escocia es el país por excelencia en lo que a producción de cebada y whisky respecta. En todo el mundo, las diversas etiquetas escocesas se destacan por sobre el resto, siendo las mismas de primer nivel y respetando la elaboración artesanal, sin perder el sabor de lo tradicional.

El whisky en primer lugar, y la cerveza en segunda posición, son las bebidas alcohólicas más consumidas por los ciudadanos y los turistas, ya que nadie quiere perderse la posibilidad de degustar estas bebidas de calidad.

Tal relevancia tienen para el país, que un grupo de científicos del Instituto James Hutton están estudiando cuál es el genoma de la cebada (elemento principal del cual se produce la cerveza y el whisky) del cual se podría modificar y mejorar la instancia de cosecha. Durante esta semana han dado a conocer un primer acercamiento del análisis, y parecen estar cerca del objetivo principal.

Según expresó el profesor Robbie Waught, uno de los directores de la investigación, la misma “ayudará a mejorar los métodos de producción (…) Podría producir mejores variedades que soporten pestes y enfermedades, e incluso producir un mejor grano para la cerveza y su fermentación”.

Las aproximaciones estudiadas por este equipo del Instituto James Hutton de Escocia fue publicado en la revista Nature, y además si se alcanzan los resultados esperados, el descubrimiento del genoma de la cebada servirá de utilidad tanto para la producción de cerveza como de whisky. La cebada es considerada como el cuarto cereal más destacado del mundo, detrás del maíz en primer lugar, el arroz en segundo y el trigo, en tercero.

Vía: La Tercera
Imagen: La Tercera