whisky-en-escocia.jpgEscocia es un país reconocido mundialmente tanto por sus celebridades de la cultura, sus paisajes y por su bebida alcohólica tradicional, el whisky. Desde hace siglos, Escocia es el principal exportador en todo el mundo, tanto por su calidad como por su variedad. Fue en el siglo XIX, cuando un grupo de agricultores descubrieron la mezcla de componentes que dio con esta existosa bebida.

Pero como muchos elementos, su utilidad se transforma a lo largo de los años, y lo que hasta hoy conocíamos como un líquido para ser injerido ya está siendo pensado para que genere en el futuro energía que la población necesita para su vida cotidiana. En estos momentos, la destilería Tullibardine -ubicada en Perthshire- se ha convertido en la primera planta en utilizar esta tecnología generadora de energía.

El proceso que se ha puesto en marcha en una de las destilerías locales, implica una serie de etapas que parten desde la destilación de los residuos que deja la elaboración del whisky, ya que uno de sus principales componentes es el azúcar y que sirve para reconvertirla en bio-combustible muy en boga en estos tiempos.

En este sentido, Martín Tangney, profesor y fundador de la Celtic Renewables -empresa que financió esta innovación en pos del medio ambiente- expresó: “Este proyecto demuestra que el uso innovador de tecnologías existentes puede valerse de recursos que tenemos en frente a nuestras narices para beneficiar tanto al medio ambiente como a la economía”.

Vía: Paper Blog
Imagen: Sibaritia