escocia190214.jpg

Edinburgo, la Capital de Escocia, se ha convertido en uno de los destinos turísticos más visitados. Según fuentes de la industria turística, el turismo en Edinburgo está a punto de romper todos los récords. En el año 2013, la capital de Escocia recibió un flujo de turistas sin igual. La ciudad presume de sus antiguas iglesias, sus catedrales y del inolvidable y exótico Castillo de Edinburgo.

Pero además, los turistas están descubriendo sus exuberantes jardines, sus playas ondulantes, su río escénico, su vida silvestre y sus paisajes únicos. Una visita al Palacio Real de Edinburgo nos lleva a los tiempos de la magia y de los cuentos de hadas. Escocia no es extensa territorialmente, pero sí en términos de patrimonio cultural y de hospitalidad para con sus visitantes. Su ciudad capital ofrece alojamientos variados. Es un país donde los avances tecnológicos y naturales chocan de forma amistosa.

La mayoría de las veces las familias o las parejas desean pasar unas vacaciones en un lugar que tiene importancia histórica, ambiental y cultural. La tradicional visita al Castillo de Edinburgo es una experiencia impresionante. Y lo mismo sucede con cualquiera de los demás, menos conocidos.

No debe dejar de visitarse Aonach Mor, una casa de huéspedes de estilo victoriano -situada a una milla del centro de la Capital- que le dará la bienvenida con su cálido y acogedor ambiente, perfecto para los turistas que buscan una agradable escapada. Visite Edinburgo en cualquier época del año, aunque no debe perderse el Festival de Edinburgo, en verano. Vaya cuando quiera. Eso sí, no deje de elegir un alojamiento que pueda traerle las maravillas de Edinburgo a su puerta.

Vía: Ground Report
Imagen: Sobre Escocia