cementerio-de-greyfriars.jpg
Si bien resulta ser una paradoja, en Escocia los cementerios son una de las paradas turísticas más importantes ya que contienen grandes historias para los amantes de la historia medieval y del suspenso. Actualmente, junto con los místicos Castillos, han sido recuperados como grandes centros destinados a fomentar la visita de ciudadanos y extranjeros.

Uno de los cementerios más importantes del país se encuentra en la capital, Edimburgo, llamado “Cementerio de Greyfriars”. Desde su creación – hasta el siglo XVII- albergó a cientos de monjes franciscanos siendo un monasterio hasta transformarse en un centro de detención de presos políticos, donde murieron y fueron torturados diferentes escoceses.

Muchas leyendas existen alrededor del Cementerio de Greyfriars, y una de las que más cuentan los ciudadanos es la de un vagabundo que buscando un lugar donde pasar la noche, encontró este sitio y sin querer se resbaló y cayó en la tumba de uno de los enterrados, George Mackenzie -el principal torturador de la cárcel, sepultado en el mismo cementerio-.

Algunos de los visitantes que han recorrido el paseo más destacado del Cementerio de Greyfriars, la “Ciudad de los Muertos” inmediato a la cárcel, han declarado salir del lugar con algunas lesiones y marcas, sin haber tenido ningún accidente o golpe.

Puedes realizar tu visita guiada durante la jornada o si te atreves a una aventura llena de suspenso, lo puedes hacer durante la noche, cuando la niebla y la oscuridad acaparan la totalidad del Cementerio.

Vía: Minube
Imagen: Los viajeros