castillo-stirling.jpg

Aunque está claro que la mayor parte de los destinos turísticos de Escocia se dividen entre las ciudades de Glasgow y Edimburgo, tampoco podemos dejar de señalar algunos que se encuentran fuera de sus territorios, como por ejemplo el Castillo de Stirling, uno de los más representativos de todo el país, y que se encuentra situado sobre la “colina del castillo”, un estrato volcánico inactivo.

De hecho, lo primero que llama la atención cuando nos acercamos al Castillo de Stirling, son las medidas de seguridad que se tomaron en la época para que el recinto no fuera atacado, entre las cuales se encuentran tres lados rodeados por acantilados en forma de pico, estando catalogado hoy en día, y lejos de sus funciones históricas, como “Monumento Nacional”, y siendo gestionado por la institución “Historic Scotland”.

Aunque el castillo fue construido en varias diferentes etapas de la historia, en lo que podemos apreciar en la actualidad, se destaca que la mayoría de las construcciones pertenecen a los siglos XV y XVI, aunque muchas de las defensas que nos encontramos en el camino hasta llegar a él, son en realidad más nuevas.

Además, aún se pueden observar una imponente casamata, sin dejar de mencionar tampoco la torre principal de lo que en su día fue una espectacular muralla, especialmente constituida por Jacobo III de Escocia.

Vía: Guías-Viajar
Imagen: Sobre Escocia