palacio-de-scone.jpg

Una de las construcciones más imponentes que podemos encontrarnos en Escocia es, indudablemente, el Palacio de Scone, el cual se encuentra situado muy cercano a la ciudad de Perth, justamente en el sitio donde antes se hallaba la Abadía del mismo nombre, siendo construido éste tras su destrucción, a comienzos del siglo XIX.

Este recinto, uno de los más importantes ejemplos tardío de estilo georgiano que se pueden encontrar en Europa, cuenta como decíamos, con la particularidad de ocupar el mismo espacio que antes le pertenecían a la afamada Abadía, conocida por ser allí donde se coronaba a los reyes escoceses, y donde se guardaba también la “Piedra del Destino” o “Piedra de Scone”.

Luego de la destrucción de este sitio, no obstante, es que comenzó la construcción del Palacio tal cual la conocemos hoy en día, siendo impulsada la misma por David Murray, tercer Conde de Mansfield, y bajo la dirección del arquitecto local William Atkinson, prácticamente en su totalidad en el año 1808.

Si visitamos el Palacio en estos días, además, podemos encontrarnos en su interior con una enorme cantidad de colecciones de distintos elementos, entre los cuales se hallan algunos como porcelanas, muebles y relojes, además de cerámicas del resto del continente, y hasta una réplica de la famosa piedra de Scone, en el lugar donde se ubicaba la original.

Vía e imagen: Mi Nube