loch-lomond.jpg
Uno de los paseos que no puedes dejar de realizar al arribar a Escocia, es el recorrido realizado entre el lago Loch Lomond y la ciudad Stirling. En esta travesía, te encontrarás con hermosos paisajes característicos del país, como así también las diversas costumbres nacionales que pasados los siglos aún siguen llevándose a cabo.

Esta es una oportunidad para ingresar al mundo pueblerino de Escocia, lejos de las grandes urbes. En estos sitios te encontrarás con la tranquilidad y relajación que en tus vacaciones, bien lo tienes merecido.

El lago Loch Lomond es considerado una de las atracciones más bellas del mundo, en tanto en sus alrededores, uno puede descansar y sentir armonía con la naturaleza. Miles de escritores han dedicado sus páginas para admirar y describir este paisaje lleno de vegetación y agua.

Se trata de una “falla” geológica en el territorio, que divide y une las conocidas Tierras Altas (Highlands) y las Tierras Bajas (Lowlands). Además, a orillas del lago se encuentra una de las rutas más transitadas por los turistas, la reconocida “West Highland Way”, que también circulan por la cadena montañosa.

El paseo termina en la ciudad de Stirling, cuyo valor histórico y arquitectónico es muy importante para Escocia, en tanto la urbe se encuentra rodeada por una gran fortaleza y por el río Forth, cuyo estilo es propio de la época medieval. En cercanías del lugar, se desarrollaron batallas fundamentales para el país, como ser Stirling Bridge y Bannockburn.

Otro de los atractivos del lugar, es el Castillo de Stirling, donde siglos atrás oficiaba como corte de los reyes Estuardo. Desde allí se puede apreciar los diversos paisajes, siendo la vista al valle de la ciudad como la más destacada.

Vía: Explora Escocia
Imagen: Sobre Escocia