escocia-120714.jpg

Claramente, cuando nos hablan de un escocés, no tardamos ni un segundo en imaginarnos a una persona con pelo color rojizo, debido por supuesto a que nos hemos acostumbrado a cruzarnos a cientos de escoceses con esa característica. Sin embargo, según aseguran un grupo de científicos británicos, con el tiempo no nos quedará más remedio que irnos desacostumbrando a esa idea de una forma u otra.

Y esto se debe a que, según ellos, luego de haber realizado diversos estudios, consideran que la mutación del gen que hace que una persona tenga el color del pelo rojo, es fruto del resultado de una adaptación a la falta de sol que suele haber en países como Escocia, Irlanda, entre otros, lo que hace que muchos de sus habitantes tengan esa característica en común.

Debido a los grandes cambios climáticos que se vienen dando en los últimos tiempos en el mundo, por culpa del calentamiento global producido por el hombre, tanto en Escocia como en algunas de sus zonas limítrofes se han registrado aumentos de temperatura y mayor cantidades de luz solar, lo cual provocaría una alteración en el gen, facilitando así la desaparición con el tiempo de los pelirrojos.

Quién realizó declaraciones al respecto fue el doctor Alistair Moffat, director de Scotlands DNA, asegurando que la razón de que los pelirrojos tengan además de ese color de pelo, piel clara, es que no hay suficiente sol, y por eso tienen que obtener toda la vitamina D que puedan. Un dato interesante a tener en cuenta es que solo el 1 o 2 % de la población del mundo es de pelo color rojo, aunque en Escocia el porcentaje asciende a 13% , con un 40% de portadores del gen.

Vía: El Economista
Imagen: La Información