castillo-de-dunnottar.jpg
A lo largo de Escocia, dado su pasado de dinastías y familias adineradas, existen en diversos sitios castillos de gran estructura edilicia que hoy han sido convertidos en espacios turísticos como en hoteles.

Dentro de ellos, el Castillo de Dunnottar es uno de los que se destaca sobre el resto por una característica singular: está ubicado sobre un precipicio rocoso a orillas de la costa escosesa, del mar Norte. En la actualidad es un lugar deshabitado y sólo algunos turistas aventureros se atreven a visitarlo. Allí se albergan miles de especies de aves marinas.

El castillo se encuentra a tres kilómetros en la región sur de la ciudad de Stonehaven. En la edad media fue un elemento indispensable para la economía del país, ya que su función principal era controlar quienes navegaban por las costas escocesas, en particular, la ruta “Causey Mounth” que recorría Portlethen Moss hasta Aberdeen.

El sitio es reconocido por la batalla que se llevó a cabo en el año 900 d.C entre el Rey Donald II y vikingos daneses que querían ocupar el territorio. También William Wallace salió victorioso al enfrentarse con un grupo de ingleses en el año 1296.

Quienes deseen conocer este maravilloso Castillo, pueden hacerlo a través de dos caminos de acceso: el más utilizado es de 800 metros y el camino es empinado con escaleras que te permitirán alcanzar la cima del edificio. La otra opción es de 3 kilómetros, cuyo sendero parte desde el puerto de Stonehaven. Se trata de un camino estrecho y también es empinado.

Vía: Taringa
Imagen: Fondos de Escritorio